Francais 

Centre International de Recherche et de Développement de l'Haptonomie

CIRDH Frans VELDMAN    
9 bis Villa du Bel Air - 75012 Paris
HAPTONOMIE AUTHENTIQUE ®

CENTRO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DE LA HAPTONOMÍA

¡Bienvenidos a la PÁGINA WEB del CIRDH Frans VELDMAN!

La haptonomía vio la luz justo en medio del vigésimo siglo. Su fundador, Frans Veldman, nacido en los Países Bajos en 1921 y fallecido el 25 de enero de 2010 en Francia, la define como «ciencia de la afectividad». Durante los acontecimientos dramáticos de la segunda guerra mundial, pudo comprobar la gran importancia de la afectividad en las relaciones humanas. Una vez lograda la paz, procuró sin interrupción comprender científicamente, teorizar y transmitir de forma concreta y viva lo de lo que había aprendido de este período atormentado. Elaboró así un acercamiento de las interacciones afectivas humanas a partir de sus constataciones. 


Frans Veldman era un investigador, curioso y observador de los fenómenos de la vida en el sentido más amplio, desde su más tierna infancia, y sería reductor acantonar la haptonomía en las ciencias humanas. Con mucha anticipación sobre su tiempo, sus intuiciones concernientes al sistema nervioso y las emociones, y más ampliamente al Afectivo encuentran sus justificaciones en el desarrollo actual de las neurociencias y de las ciencias médicas.


Su constatación esencial es que la confirmación afectiva (cf. nota 1) es indispensable para el desarrollo lleno de las potencialidades del ser, que están en germen desde su concepción. Esta vivencia de confirmación dada al niño desde el regazo, en el placer y la confirmación del Bien de su ser contribuye a la construcción de una seguridad afectiva y de una seguridad que le ayudarán a afrontar los desafíos de la vida y a gustar de sus riquezas...


Leer más


Estudió y describió las manifestaciones de las facultades humanas que residen en todos y  cada uno, presente desde los tiempos remotos; facultades que han sido valoradas con más o menos éxito según las épocas, pero que las sociedades occidentales han abandonado en su búsqueda desenfrenada de tecnicidad y de efectividad.
Era un artista y un verdadero médico internista interesado no sólo por la filosofía, la antropología, la psicología, sino también por todos los dominios de los cuidados.


Así elaboró un cuerpo teórico y práctico que está en la base de la transmisión de sus descubrimientos. Se basa en la educación de un contacto específico, " el contacto thymotáctil afectivo - confirmante " (cf. nota 2). Durante las formaciones, los sanitarios aprenden esta cualidad de contacto. Este aprendizaje toma poco a poco todo su sentido, con la maduración de su persona y de su práctica. Esta apertura afectiva no se aprende, se desarrolla, para cada uno, a lo largo del tiempo y de la experiencia.


En el acercamiento haptonómico, es la persona del enfermo, o del que sufre durante mucho tiempo, quien es acogida en su completitud; no se reducida a su síntoma, y esto lo cambia todo. Estos descubrimientos suscitan el asombro y proporcionan el placer de vivirlos.


La haptonomía enriquece a todo cuidador en su práctica, por la cualidad de los intercambios humanos que ofrece y sobre todo por las capacidades insospechadas de poder sobrepasar las habituales limitaciones racionales y funcionales que permite el despliegue del afectivo. Lo que da el resultado de apaciguar, de tranquilizar y, si es preciso, de consolar a la persona así aproximada. Aumenta su capacidad de hacer frente a los sufrimientos y a los cuidados que se necesitan. En efecto, la aproximación haptonómica supone un cambio de tono inmediato en todos los tejidos, lo que modifica la cualidad de la presencia, y favorece una participación más activa en los cuidados (cf. nota 3).


La haptonomía pretende desarrollar o restaurar un estado de salud que permita sentirse entero. Acude al conjunto de los recursos de la persona, muy particularmente a sus recursos de comprometerse con el mundo. Éstos le permiten permanecer en relación con sus allegados, en el momento de los grandes acontecimientos de la vida y frente a las pruebas, como la enfermedad o el hándicap. La ayuda que proporciona es concreta. Cualquiera que sea la aproximación terapéutica aludida, confirma a la persona en su ser y sostiene el desarrollo de sus facultades auténticas para cumplir su trayecto de vida.
Frans Veldman a menudo citaba a Martín Buber que decía que sólo una sociedad donde se confirman los unos a los otros es una sociedad humana digna de este nombre.


Habrán comprendido que, lejos de ser una técnica más en "la caja de herramientas" del sanitario, poniendo en primer plano el Afectivo, la haptonomía es la aplicación en el campo de los cuidados de un arte de vivir y de morir de forma plenamente humana. A la vez fuente de prevención y aportación terapéutica, la dimensión ética que acompaña a su práctica es esencial. El compromiso afectivo del sanitario en la relación, la calidad de su presencia y de su discernimiento para lo que precisa el otro, son los pilares.

Tres grandes orientaciones de aplicaciones en el dominio de la salud son propuestas por el CIRDH:

  • Acompañamiento haptonómico pre- y posnatal de los padres y de su hijo.
  • Haptopsicoterapia ®
  • Haptosynesia (®), Haptonomía aplicada a las prácticas médicas y paramédicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias